24 marzo 2008

Muéreme

Déjame morirme en el martirio de los besos estampados. Déjame que me vuelva invisible y los puñales caigan al suelo. Déjame. Porque ayer pensaba que yo era yo, y hoy ya sólo creo que no fui nunca. Porque a base de querer ser, me convertí en este horrible monstruo. Porque, aunque luche, siempre seré yo. Porque nunca seré el yo que trato de pintarte con carmín en los espejos. Sólo seré yo. El otro yo. El de la sonrisa insoportable, el del tembleque incomprensible, el de los chistes sin gracia, la voz con soniquete, las explicaciones que no pidió nadie, el agobio, la histeria, la impaciencia, la pesadez… El siempre yo. El yo de siempre. Ése que odio. Ése que odias. El que odian todos. Por eso, déjame que me muera. Déjame que apague la luz de esta ventana para que no vuelvas a mirarme el alma. Porque ya basta con verme el rostro para odiarme. Porque ya basta. Porque me reconcomen las entrañas de rabia e impotencia cuando el espejo vuelve a gritarme el nombre en alaridos. Porque es ése mi nombre y no el que yo quiero inventarte con cuentos embrujados. Porque yo soy aquella que te oculto. Porque soy aquella que sólo a mí misma quiero ocultarme. Y no sirve de nada. Porque tan sólo existe ella, la que me persigue, la que me atormenta, la que me machaca con su invisible presencia en cada una de mis palabras. Porque yo quise matarla, pero aún vive. Y la odio. Y me odia. Y por eso acabaremos matándonos la una a la otra. Por eso, déjame morirme con besos estampados contra las paredes de la realidad. Déjame morirme porque así la mato y muere el miedo, y el ayer, y el mañana de seguir soportándola. Déjame morirme y que se muera en el infierno del olvido.

5 comentarios:

bellaentrelasbellas dijo...

No supe d tu existencia hasta ahora q me visitaste, es hermoso lo q escribes, la pena y el dolor tambien son hermosos, las lagrimas no ensucian el rostro, solo limpian el alma.

Espero seguir leyendote y q cuando puedas me visites en mi rinconcito.

Apapachos

Lunadulce dijo...

Hola :)

Gracias por tu visita en mi blog y por añadirme a tu lista :)

Sobre tu escrito...me ha gustado mucho como escribes :)

Besitos dulces para ti preciosa :)
----<---<-->

judas-iscariote dijo...

Kurt Cobain alguna vez dijo: "el hombre no vive porque quiere vivir, sino porque tiene miedo de morir", es tan triste ver como se nos va la vida intentando buscar una simple razon para luchar, un sentido para este infierno que pagamos a diario, buscamos por todas partes sin querer ver que el sentido lo ponemos nosotros y muchas veces simplemente queremos vivir sin sentido.

El principe de las palabras dijo...

Tus palabras, brujita, demuestran, como siempre, que tienes una gran sensibilidad artística, si bien, a mí, personalmente, nunca me gustaron las odas a la muerte, por bellas que pudieran ser. Pretender, aunque sea alegóricamente, la muerte de una parte de nosotros mismos, se me antoja en principio una frivolidad decadente, con la salvedad de que al postulante le asista una poderosa razón que justifique tan tétrico deseo.

Mi consejo es que bebamos de la vida hasta saciarnos, que a fin de cuentas no es sino una gota de agua en comparación con la muerte, que es el océano. ¿Por qué tantas ganas de zambullirnos en él prematuramente?

La vida nos ofrece arte, sexo, amistad, juegos, placeres; todo eso está ahí, a nuestro alcance, sólo hay a veces que alargar la mano sin temor ni prejuicios para cogerlo. ¿Qué ofrece la muerte en cambio, salvo un aburridísimo reposo eterno?

Un cálido abrazo para ti, brujita
El príncipe de las palabras

Alejandro Zabaleta dijo...

Es muy bonito este texto, desde el título hasta algunas imágenes. Es terrible pensar que el peor fantasma que nos habita somos nosotros mismos, aunque sospecho que en tus palabras se entremezclan otras cosas. De todas formas, creo que es nuestra obligación estampar besos contra las paredes de la realidad, aunque hayamos de morir en el intento.

Tienes mucho talento; cuídalo

Bss