27 noviembre 2006

Para huir del miedo

Un nudo en el estómago me ha acompañado durante buena parte de este día. Se mezclaban ahí, en ese cerebro misterioso que recientemente han descubierto los científicos, una pelota de remordimientos, miedos, angustias y nervios que me impedían incluso respirar.

Puede que la clave esté en el miedo, en el miedo que produce la inseguridad, en la inseguridad que ha construido la costumbre al rechazo. Y dándole vueltas paseé durante horas, huyendo de las miradas furtivas de las gaviotas, tratando de no escuchar las risas de las pardelas e ignorando el jugueteo de los delfines. Huyendo del pequeño mundo que me rodea, por miedo, y de nuevo el miedo, a no ser lo que buscaban, al rechazo, al silencio...

Agazapada entre unas rocas me sumergí en pensamientos oscuros, en torturas autoinflingidas, en conjuros de huída que me ayudaran a salir de mi agonía, que me ayudaran a ponerme de nuevo la armadura de hojalata que durante años me salvó del frío influjo de las desconocidas miradas ajenas...

Entonces, a lo lejos, vi como se acercaba una botella, una de esas botellas con mensajes secretos que a menudo navegan hasta mi orilla. La abracé con fuerza deseosa de conocer qué misterios del mundo, qué susurros entintados me traía esta vez el mar de mi vida.

Descorché la botella emocionada y de nuevo me senté entre el sociego de las rocas a dejarme invadir por las palabras... Cual fue mi sorpresa al descubir en aquella hoja arrugada y húmeda, un mensaje tan eterno y univesal que, paradójicamente, cubría a la perfección el vacío que sentía mi corazón. Era el mensaje que necesitaba para olvidarme al fin de mi armadura oxidada y empezar a reir con las pardelas y a jugar con los delfines, sin la angustia de tratar de adivinar sus pensamientos.

Es el mensaje que por siempre me acompañará desde este día: "no importa lo que digan o piensen, tú sabes que eres el ser más importante de tu vida". Aquí te dejo la senda de aquella botella, por si necesitas seguir su rastro y encontrar tu propio equilibrio espiritual. Pincha encima.

1 comentario:

Mensajes en la casita vieja dijo...

Rosana 27 nov 2006 - 03:04 PM

¿se puede huir del miedo ? traidor sentimiento, del cual terminamos sintiendo miedo al miedo ..inclui en mi Blog algo respecto al miedo escrito por Castaneda ... miedo , gran enemigo, dificil de vencer , pero espero no imposible .

witilongi 27 nov 2006 - 03:05 PM

Es tan frecuente el miedo producido por la inseguridad en nosotros mismos... Qué divertido sería ir a la playa y encontrarnos botellas con mensajes, aunque al final seguro que terminaría todo lleno de basuras.

javier 27 nov 2006 - 03:28 PM

Me encanta que hayas enlazado mi blog a través de esta imagen. Y que esa historia que he posteado te haya sido tan útil. Pero ya puesto que sepas que tienes también un post con mensajes de náufrafos:
http://www.lacoctelera.com/entrelilasyamapolasolvidado/post/2006/...

Anímate a escribir el tuyo.

Saludos.

javier 27 nov 2006 - 09:00 PM

Perdóname por no haber relacionado ambos comentarios. Tan solo seguí la logica de lo que habías comentado. Claro que recuerdo tu mensaje. Es muy personal y muy sentido. A la próxima estaré más atento.

Rosana 28 nov 2006 - 12:00 AM

fue un encanto visitar "tu casita del mar", rspecto al comentario que dejaste sobre lo que inclui de Benedetti : no dejaré nunca las letras, que seria de nosotros sin ellas : en un blog, en un libro , en las palabras no dichas que a lo mejor algun dia se transforman en letras , gracias por leer